miércoles, 31 de agosto de 2016

He encontrado a Fly



Recientemente, me reencontré con Fly. Pero empecemos por el principio.

Dragon Quest es uno de los grandes RPGs japoneses de la historia. Posiblemente, la marca que más público atrae a las tiendas niponas, en las distintas iteraciones que se han dado, si bien es cierto que no han sido tantas como en otras franquicias. 

Dragon Quest es un juego creado por Enix, empresa japonesa que ahora forma parte del holding Square-Enix. Esta empresa también edita una revista de manga, revista en la que se publicó en su día la famosa serie Full Metal Alchemist, y también distintas historias basadas en el universo Dragon Quest. La más famosa, al menos en occidente, es Dragon Quest: Dai no Daibouken, conocida también en España como Las Aventuras de Fly.

A principios de los 90, en países europeos como Francia, Italia y España, triunfaron de una forma explosiva varias series de anime. Dragon Ball, sin duda, fue la que más fans atraía, tanto en la versión televisiva como en la imprenta. Así, se buscó importar productos similares desde el País del Sol Naciente.

"Las Aventuras de Fly" llegó a España, por tanto, gracias a esta iniciativa. No se puede decir que fuera la serie más famosa en su lugar de origen, pero tenía algunos puntos en común con Dragon Ball. Por un lado, los diseños de los videojuegos de Dragon Quest corrían a cargo del creador de Goku, Akira Toriyama, así que la serie de Fly recordaba visualmente a Dragon Ball. Además, su protagonista era, también, un niño que presentaba un poder oculto, y que se unía a un grupo de héroes para combatir el mal. Las dos series, la verdad, se adaptan de una forma muy explícita al mono-mito del Camino del Héroe. De hecho, toda la obra de Toriyama lo hace, y mucho más cualquier Dragon Quest en versión juego.

La serie de anime de Las Aventuras de Fly es bastante corta. No llega, ni mucho menos, a la mitad del manga, y este nunca ha sido publicado por completo en español, aunque gracias a Fansubs de Internet, hemos podido leerlo entero. Pero, a pesar de que la serie estuvo poco tiempo en antena, se puso a la venta una colección de muñecos muy buena.

Para reyes de algún año, yo me compré el muñeco de Fly. Hay que señalar que, en esos tiempos, mi principal actividad, a parte de ir al insulso colegio y de trabajar por las tardes, consistía en crear historias con mis figuras de acción. Fly era uno de los personajes más poderosos de estas historias, enfrentándose a otros fichajes de la misma serie: Crocodin, y el padre de Fly, el Caballero del Dragón Baram.

Un día, ese muñeco de Fly desapareció un día sin dejar rastro. Yo, que ya era obsesivo en esos tiempos, tan pequeñín, odiaba comenzar una historia sin que estuvieran presentes todos los personajes de mi colección. Eso me jorobó un poco, y fue el principio del fin para esa actividad.

Pero, como decía al principio, hace poco, caminando por la ciudad de Motril, vi en el escaparate de una juguetería el muñeco de Fly, el que un día perdí. Esa juguetería tenía a la venta un montón de jueguetes retro, de cuando yo era pequeño, que habían estado guardados durante 20 años en el almacén. Tortugas Ninja, He-Man, Pressing Catch, Dinosaurios, Guerreros de la Basura, PlayMobil... de todo había ahí.

Me vi obligado a comprar el muñeco de Fly. Fue un rencuentro bonito después de muchos años. Y debía contarlo en este blog de frikadas. Ya sé que en Internet se puede encontrar cualquier cosa a la venta, pero lo bonito no es tener lo que uno quiera. Es un objeto, al fin y al cabo, no vale nada. Lo que si tiene valor es encontrarme con él, por casualidad, caminando por la calle, de entre tantas calles, y de entre tantos juguetes que se han vendido en España durante las últimas décadas. 

Aquí queda este emocionante documento...


martes, 26 de julio de 2016

Sobre La Parroquia del Monaguillo



Cuando uno trabaja 200 horas al día delante de un ordenata, no tiene muchas opciones de recibir más estímulos culturales que los puramente auditivos. Así, yo últimamente estoy escuchando mucha música, pero también mucha radio.

Con la masificación del uso de Internet, todo el mundo presagiaba, con esa tendencia habitual al pensamiento único no sujeto a la reflexión, que los medios de comunicación convencionales se iban a venir abajo, entre ellos, la radio. Y lo que las ciencias de la computación están permitiendo, en realidad, es producir mucho más, de una forma mucho más barata, y con mucho más público potencial. Por eso, me estoy poniendo morado de radio.

Y sobre todo, me gustan los estímulos auditivos relacionados con el humor. Se agradece muchísimo, en tiempos de estrés, poder reír mientras uno programa como un desgraciado. En eso ha ayudado mucho el programa de Onda Cero 'La Parroquia', o 'La Parroquia del Monaguillo', como queráis llamarlo.

Descubrí este programa en octubre del año pasado, en su octava temporada, y unos meses después, llegaba a su fin. Mal fario que tiene uno. De todos modos, aún se emiten refritos, y están todos los Podcast disponibles en iVoox y la web de Onda Cero. Mucha gente se puso triste por este final, pero es hora de hacer cosas nuevas, y ese trabajo queda ahí, a disposición de todo el mundo.

La Cadena Ser emite todas las madrugadas, desde hace un montón de años, un programada llamado "Hablar por Hablar", cuya premisa principal es que los oyentes llaman a contar lo que quieren, y son los otros oyentes los que responden u opinan sobre lo dicho, de manera que la presentadora, variable en el tiempo, se limita a saludar con voz bonita. Si bien estas reglas podrían dar pie a cosas interesantes, dejar un programa en manos de la gente tiene el mismo efecto que dejar a la gente hablar en Internet: la los que llaman solo ponen en liza penas, odios y dolores. La alegría de la huerta, por tanto, es ese programa.

En contraposición, como un canto a la vida, en Onda Cero durante muchos años hemos tenido el programa del que hablamos, "La Parroquia del Monaguillo", llamado en última instancia "La Parroquia", en el que, de nuevo, los protagonistas volvían a ser los oyentes, pero en lugar de contar sus desgracias, eran objeto de las burlas de los dos presentadores, Sergio Fernández "El Monaguillo", y Arturo González Campos. 

El programa proponía unos temas de los que charlar, que tan solo servían de excusa para que estos dos humoristas pudieran sacar punta a cualquier defecto en el habla de los oyentes que llamaban, generalmente, gente de poca cultura, que daba bastante juego. "Ni uno normal", como decían ellos.

Además de una hora de tonteo con los oyentes, "La Parroquia" nos proponía, al menos en sus últimas temporadas, una segunda hora dedicada a la cultura. Cine, música, televisión, literatura, videojuegos... sobre cualquier cosa se podía hablar. Aunque los dos presentadores no eran grandes expertos en estos temas, y cometían errores obvios, tales como los que pueda cometer yo mismo aquí, cuando hable de las frikadas que me gustan a mi, la verdad es que esta segunda hora resultaba bastante interesante. Y es sorprendente, también, que el tipo de gente que llamaba en la primera hora fuera la que, después, escuchara la segunda.

Imposible parar de reir con este programa, yo lo recomiendo.




sábado, 28 de mayo de 2016

Zangief existe



Todo el mundo conoce a Zangief. Es uno de los personajes originales de la saga Street Fighter. Llevamos viéndolo, en videojuegos, desde la mítica segunda entrega de la saga de Capcom, lanzada en el año 1991, pero debemos ser sinceros: ya entonces, era el peor luchador del juego, y lo seguiría siendo durante toda la historia de la franquicia.

Unos lanzaban ondas, otros alargaban los brazos, algunos daban mil golpes en un segundo... pero Zangief era un luchador, solo un luchador, como los de WWE, y no hacía nada mágico. Bueno, no muy mágico, porque aquel Pildriver que hacía volando daba miedo, sentíamos el dolor en nuestras propias carnes al recibirlo. Además, tenía aquel finisher que hacía dando vueltas. Quiźas, el problema con ese personaje era la dificultad de su manejo. 25 años depués, no tengo ni idea de como se hacen esos ataques

En una investigación para otro proyecto, me sorprendió mucho encontrar por ahí a Zangief luchando en el mundo real. ¡Sí! Zangief existe, y efectivamente, es un luchador amateour de origen soviético, campeón de la Copa de la Union Soviética, y campeón de la Copa Mundial, ambas cosas en 1985. El dominio que tuvo en el mundo amateur debío sorprender a los diseñadores de personajes de Capcom, que se lo convirtieron en una gran estrella de los videojuegos. A principios de los 90, tendría también un papel como wrestler profesional, luchando en la New Japan Pro Wrestling.

Aparte de que no era un personaje muy bueno a la hora de jugar, tampoco en la mitología Street Fighter tenía mucho papel. Ni en la oficial de los juegos, creada a posteriori, ni en los distintos mangas, cómics, películas o animes, ha pintado mucho. Pero siempre recordaremos aquellos días en los que entrábamos en un bar, o en un salón recreativo, y presenciábamos su pelea pre-renderizada con Guile, precisamente, el soviético frente al americano.


viernes, 15 de abril de 2016

Sobre Jurassic World



He tenido la posibilidad, gracias a Yomvi, de ver algunas películas de las que se estrenaron en verano de 2015. Normalmente, tengo buen olfato para saber prescindir de ciertas producciones que huelen mal a lo lejos, como 'Ant Man' o 'Jurassic World', pero me habían insistido tanto en las bondades de ambas, que aproveché su disponibilidad en la plataforma de Movistar para verlas. Podría haberme ahorrado el tiempo, teniendo en cuenta, sobre todo, la cantidad de material maravilloso que hay en la Network.

Soy un gran fan de Parque Jurásico, tanto del libro de Michael Crichton, como de la película de Steven Spielberg, con las enormes diferencias que hay entre ambas. Algún día escribiré un artículo sobre Parque Jurásico, ahora no es el momento de extenderme. El caso es que Crichton escribió una secuela, 'El Mundo Perdido', que no he leído, y Spielberg también llevó a cabo la película correspondiente. Pero no paró ahí la maquinaria, por desgracia.

Steven Spielberg es un director macroscópico, ha hecho un par de decenas de películas que son escandalosas. Pero también es un hombre de negocios, y tenía que sacar partido a una marca tan lucrativa como 'Jurassic Park'. Dejó en manos de gente menor una tercera parte, que era una porquería que consistía en ir a una isla de dinosaurios a rescatar a un niño. meh. la imagen del sueño de Alan Grant en la que un Velocirraptor le grita "'¡Alan!' jamás se me borrará de la memoria.


14 años después de esa irrisoria producción, El Amblin Entertainment de Spielberg, la productora que reconoceréis por llevar en su logo la bici con ET en la cesta, nos trae Jurassic World, una peli dirigida por un tal Colin Trevorrow, un chico sin mucho currículum, pero que también llevará a cabo el episodio 9 de Star Wars. Como sea igual de intrascendente que la peli de hoy, va a haber mucho friki enfadado.

Veamos los componentes principales de esta cinta: tenemos a una mujer de negocios que trabaja en el parque, una tipa muy lista, que trabaja mucho y nunca tiene tiempo para su familiar (muy spielberiano), que además está como un tren, y tiene unos ojos azules como el cielo. Sin embargo, y aún estando en una isla tropical (¿o era del pacífico?), donde el Sol debe tener una gran incidencia, en ningún momento se le ocurre usar gafas de sol. Ya sabéis lo bien que se llevan los ojos claros con ese tipo de luminosidad. Además, lleva tacones, y tampoco se le ocurre quitárselos para llevar a cabo todas las escenas de acción del mundo. Con tacones, es más veloz que un Tiranosaurio.

La actriz que interpreta este personaje es Bryce Dallas Howard, a quien recordaréis por ser Gwen Stacy en Spiderman 3, o por salir en Terminaton Salvation. Se está especializando en ensuciar grandes marcas.

El chico protagonista (porque si hay una chica, tiene que haber un chico), es un trabajador del parque Jurassic World, un zoologo que trabaja con los velocirraptores. Es inteligente, muy ético, puesto que se siente ofendido cuando 'los malos' hablan de usar a los dinosaurios como armas en la guerra, muy guay, muy fuerte y valiente, y es el más guapo de La Tierra. Un personaje con muchos matices.

Este personaje está interpretado por Chris Pratt, el prota de Guardianes de la Galaxia, cinta mucho más entretenida.

Luego están los dos sobrinos de la prota, dos niños idiotas, que se pierden dando por culo por la isla, aunque ningún bicho consigue jalárselos, al contrario de lo que ocurre con un montón de soldados de élite.

Y hay un millonario, que se supone que es, actualmente, el dueño del Parque Jurassic World. No recuerdo de qué nacionalidad era, pero el caso es que está aprendiendo a pilotar helicopteros. Cuando la cosa se pone chunga, se empeña en transportar a los soldados para arreglar las cosas (2 o 3, en realidad, tampoco iban a arreglar nada), pero como no pilota muy bien, se estrella y se mata, en una escena absolutamente intranscente y ridícula, con la que todavía no sé muy bien, que pretendían hacer.

También hay gente mala, de esa que es mala porque sí, que quiere usar a los dinosaurios como armas, y está haciendo experimentos chungos con los bichos. Entre ellos está el Dr Henry Wu, el único superviviente del reparto de Spielberg. Este personaje, en Parque Jurásico, hacía un papel puramente técnico, de tan solo dos escenas, alejándose del Wu del libro de Chricton, mucho más oscuro y ambicioso. Aquí, en Jurassic World, se parece más a eso (aunque hay que decir que en el libro moría).

Por otro lado, el prota zoólogo citado (no pidáis que momemorice nombres de personajes cliché, por favor), está haciendo grandes avances con los raptores, quienes llegan a aceptarlo como lider de la manada (o como se llame un grupo de dinos). Si Chricton nos planteaba en su literatura en general debates científicos de vanguardia, y en Parque Jurásico, debates sobre el comportamiento de los dinosaurios (entre otras cosas), y Spielberg conseguía plasmar algunos de ellos en sus dos películas de una forma muy acertada, aquí nos limitamos a observar una estupidez blandengue sobre la lealtad de los raptores.

Los experimentos de los malosos dan como resultado un híbrido entre raptor y Tiranosaurus Rex, que se escapa y se lía a comerse gente, sin que las autoridades del Parque tuvieran absolutamente ningún plan de evacuación preparado. Entre mucho mordisco, carrera y tontería, la manada de raptores, que en primera instancia habían seguido a la enorme bestia genéticamente alterada, se acuerdan de que el chico es su coleguilla, y se enfrentan al bicho grande. Como no pueden con el, la chica de ojos azules como el cielo, sale corriendo con sus tacones propulsados, abre la jaula del Tiranosaurio, que casualmente estaba esperando en la puerta, y corre de vuelta, siendo perseguida por el Rex, quien no logra alcanzarla. En ese momento, el Rex y el raptor que queda vivo, unen sus fuerzas de forma absurda, para vencer al monstruo malo, como si esto fuerza Godzilla. La escena del velocirraptor subido a lomos del Rex es para pegarle un tiro a más de uno.

Pero los malos escapan con las muestras de dinosaurios y experimentos genéticos, que les permitirán volver a dar por culo en próximas peliculas. 

No me ha gustadp Jurassic World, no le veo nada bueno. Nada.


domingo, 31 de enero de 2016

Sobre El Despertar de la Fuerza



El mes pasado, se estreno el Capítulo VII de la saga Star Wars, la primera película desde que Disney compró a Lucas y su imperio. Si George le sacó rendimiento al producto, con dos trilogías, juguetes, todo tipo de merchandising, comics, videojuegos, libros, series de animación y todo tipo de especiales y spin-off, la mercadotecnia de Disney, el grupo de comunicación más poderoso del mundo, le está sacando partido a lo que han comprado de otro millón de maneras. De hecho, ya sabemos que, aparte de la nueva trilogía, se van a lanzar algunos spin-offs nuevos, esta vez en forma de largometrajes. El primero, para finales de 2016.

¿Qué tal El Despertar de la Fuerza? Bueno, antes de hablar de eso, repasemos lo que teníamos antes, centrándonos en las dos trilogías de largometrajes. 

Primero teníamos la segunda trilogía, aquella antigua, con una peli muy entretenida, el episodio 4, llamado en España "La Guerra de las Galaxias", que resultó una revolución para el cine de ciencia ficción y aventuras. 

En segundo lugar, cuando George Lucas se dió cuenta de que la cosa podía tirar para delante, convirtió esto en saga, con una secuela muy superior, El Imperio Contraataca, en la que, realmente, se incidía en el transfondo filosófico y religioso de la obra, se profundizaba más en los personajes, y sobre todo en Darth Vader, que dejaba de ser un secundario que, incluso, recibía órdenes de otros, para ser ahora el centro de la producción. Y es que, aquí, Lucas pudo contar con un director de cine de verdad, como lo es Irvin Kershner.

Y la tercera parte de la trilogía era El Retorno del Jedi, que tenía algunas cositas buenas, pero el conjunto en general no era gran cosa. En cualquier caso, toda la trilogía estaba genialmente ambientada por la música de John Williams.

Esta trilogía de películas marcó un antes y un después en la historia del cine, y también marcó a una generación. Yo no había nacido, y viendo las películas con una distancia temporal importante, no puedo proclamarme un fan de las producciones como obra audiovisual. Me parece genial la idea, y el transfondo filosófico, el proceso iniciático del héroe, la tentación del lado oscuro, la lucha interna, pero no soy un gran fan, como digo, de la puesta en escena de la trilogía en general, salvo en el caso de El Imperio Contraataca, que creo que congrega todo lo bueno de la saga.




Después de muchos años de juegos, cómics, series y libros que agrandaban el tamaño del universo Star Wars sin límites, Lucas decidió crear otra trilogía, en este caso, precuela de la anterior. Pero resulto un chasco bastante importante para todo fan, una obra muy centrada en los efectos visuales y la acción, con personajes muy poco profundos (los protagonistas eran jedis, muy sosos), con momentos muy aburridos, historias sin sentido, y ni el más mínimo significado. Quizás todo lo bueno, la bajada a los infiernos de Anakin Skywalker hasta convertirse en Darth Vader, se guardó para el Episodio III, La Venganza de los Siths. Si bien Lucas quería mostrar como un corazón bueno puede sucumbir al lado oscuro por el miedo de perder a aquellos a los que procesa amor, y también por ego, la producción del filme tan solo nos mostraba a un niñato enfadado con su maestro porque se creía el más fuerte. La película, aún con todo el transfondo que debía contener, se centra mucho en peleas, y matanzas de Jedi, que a mi me divirtieron mucho, pero no significan nada.

Este pequeño resumen nos pone en antecedentes sobre qué esperar con el lanzamiento del capítulo 7, estrenado a finales de 2015. Lucas ya no es el que manda, Disney ha puesto al mando a JJ Abrams, creador de Perdidos, que casualmente también se encarga de las nuevas películas de Star Trek, dirigiendo así las dos grandes sagas de ciencia ficción del cine mundial.

Vimos a Abrams en Super 8, recreando de forma deliverada el espíritu de los Goonies, y parece que en el episodio 7 ha hecho algo parecido con respecto a la saga original, Quizás demasiado, hay quien ha llegado a denominar a esta película como un remake. Y es que, es genial que tengamos de nuevo ese espíritu de aventuras, que la película sea, esquemáticamente, igual que Una Nueva Esperanza (el episodio 4), pero, ¿Quizás no hubiera sido mejor contar algo nuevo? Además, hay que tener en cuenta que Star Wars esna obra  una obra que nace de la cabeza de George Lucas, así que toda la filosofia, la moral, la ética, todo lo que subyace en la obra, nace en la mente de Lucas. ¿Qué puede subyacer ahora en una obra que pasará por mil manos?

Pero la peli es buena, muy entretenida, aunque con fallos tontos. Tenemos a la nueva Jedi, Rey, que no lo es todavía, pero que se mete, casi sin querer, en una misión con un robot. Conoce a Han Solo, que es asesinado por el nuevo Dath Vader, Kylo Ren, su hijo, y nieto de Anakin. Se supone que, con esto, se desea crear un efecto similar para Rey como el que tenía el asesinato de Obi Wan Kenobi para Luke Skywalker, pero lo cierto es que la relación entre Rey y Solo es básicamente nula. Ese sentimiento tan solo se sustenta por una frase, en la que se indica que Rey ve en Solo al padre que nunca tuvo, una herramienta de mal guión, decir las cosas de forma explícita.



También de forma explícita se anuncia el entrenamiento que va a llevar a cabo Kylo Ren, para aparecer de una forma mucho más poderosa en la siguiente entrega, tal y como lo hacía Dart Vader en el episodio 5. En El Imperio Contraataca, esa "subida de nivel" en Vader, la observábamos en mil detalles, aquí, sin embargo, se dice, y ya veremos si es cierto. Por ahora, hemos visto a un malote que ha sido derrotado por una chiquilla que había cogido una espada laser por primera vez en su vida. Sí, Ren estaba herido por un tiro que le había metido Chewbacca, y ese es el motivo real de su derrota, pero Abrams no consigue explicarlo bien, y mira que es fácil, y el público se lleva la impresión de que es un manta.

En esta película, tenemos el regreso de una especie de Estrella de la Muerte, esta vez mucho más grande, capaz de destruir planetas, que también era destruida al final de la cinta, todo muy parecido al episodio 4. Pero hay un error muy tonto, que me enfadó mucho: Han Solo es asesinado por su hijo, después de que la Princesa Leia le pidiera que lo trajera de vuelta. Leia lo intuye, aunque nadie le da la confirmación oficial. Al llegar al planeta en el que está la princesa, Chewbacca pasa junto a ella, y ni siquiera se miran. Se conocen desde hace decenas de años, son la mujer y el mejor amigo de un hombre que acaba de morir, y a Abrams se le olvida, no tienen nada que decirse, ningún sentimiento en común. Leia se va a hablar con Rey, chica a la que conoce desde hace dos días, para que le cuente sus cosas...

Al final de la película, Rey encuentra a Luke, y entendemos que será entrenada en los secretos de la fuerza en el capítulo 8, tal y como hacía Luke en el 5.

Dicho esto, con ese par de fallos, que son obvios pero pasables, la película está entretenida, sin pretender innovar, se olvida de los efectos especiales injustificados, e intenta hacer lo que decíamos, recrear el espíritu de la saga, aunque yo creo que se puede crear un espíritu nuevo, y que sea igualmente bueno, o quizás mejor.

domingo, 10 de enero de 2016

Sobre Final Fantasy 7 Remake

Durante los años que trabajé como redactor en GuiaManía, seguí muy de cerca toda información y todo comentario que aparecía sobre un posible remake de Final Fantasy 7. No en vano, es mi juego favorito.

Cuando Square Enix comenzó a trabajar con PlayStation 3, realizó una versión de la intro del FF7 original, con tecnología de la, por entonces, nueva máquina de Sony. Eso llevó a muchos a pensar que se estaba desarrollando un remake del juego, pero no fue así.

Quizás si que tuvo la intención, o quizás el deseo, de llevarlo a cabo. Pero el trabajo de Square con la tercera consola de Sony fue arduo. Jamás llegó a acabar el Final Fantasy Versus XIII que estaba desarrollando para ella, y tuvo que convertirlo en un Final Fantasy XV que, todavía hoy, más de 10 años después, se está programando, ahora para PS4. La saga Kingdom Hearts también ha estado parada todo este tiempo. Así, la producción de las oficinas de Square en Tokyo para las consolas principales de la pasada generación se limita a la trilogía Final Fantasy XIII, muy irregular en varios apartados. 

La falta de producción, los problemas iniciales de Final Fantasy XIV Online, los retrasos del 15, o los terremotos, sin duda han costado mucho dinero a Square Enix. Pero parece que todo sale hacia delante, e incluso estoy planteando comprarme una PlayStation 4, teniendo en mira tres cosas a priori muy interesantes: Final Fantasy XV, Final Fantasy VII Remake, y Kingdom Hearts 3. 

Sí, porque, como se anunció en el pasado E3, al final, se está llevando a cabo un remake de FF7, para PS4 y Xbox One. Pero la producción no se está limitando a mejorar gráficamente aquello que se desarrolló en su día para PS One. Parece que el proyecto es gigantesco, se está creando un universo inmenso alrededor de aquel maravilloso mundo, y aquella maravillosa historia, que tuvimos la suerte de vivir hace casi 20 años.




Hay un par de elementos que están causando polémica entre la siempre animada comunidad de Internet. Por un lado, hay un elemento que era bastante previsible: los combates ya no serán por turnos. Seguirá habiendo invocaciones, varios personajes en batalla, etc, pero las luchas serán en tiempo real.

Nos quejamos mucho por eso. Yo, de verás, hecho de menos los grandes enfrentamientos por turnos que jugué en su día, y temo que se pierda el elemento estratégico en favor de fría e insulsa acción. Pero hay que entender que Square, con una superproducción que le costará, seguramente, cientos de millones, debe intentar llegar al máximo número de compradores posibles. Si no es así, producciones como estas no serán posibles. Y, tampoco nos engañemos, nos divertimos mucho jugando a Kingdom Hearts o Final Fantasy 7 Crisis Core, sin turnos de por medio.

Una noticia que ha causado mucho revuelo, es la confirmación de que el juego será episódico. Esto es, se irán poniendo a la venta varios episodios, separados en el tiempo. Y esto, claro, indica que tendremos que hacer varios desembolsos. La ira de los fans de Internet se ha hecho presente.

Pero, tengamos un poco de juicio. La gente que vive en Internet piensa que la vida es gratis, pero lo cierto es que Square tiene que ganar dinero, y que las inversiones no se pueden mantener durante 10 años sin recibir ni un duro a cambio. Así quiebran las empresas. Si Square consigue lanzar un capítulo cada par de años, los beneficios que obtenga con cada uno de ellos le permitirán llevar a cabo el siguiente. Y es que, parece, se están currando un universo enorme, y tengo muchas ganas de verlo.

A mí me hace mucha ilusión, la verdad. 

domingo, 15 de noviembre de 2015

Imagine Dragons - Warriors

No suelo recomendar música, y mucho menos con letra. Pero me ha gustado bastante esta canción que encontré por ahí por casualidad. Se trata de un tema de Imagine Dragons, llamado 'Warriors' y, que si no me equivoco, fue utilizado en algún evento relacionado con el videojuego de rol masivo en línea 'League of Legends'. Es difícil denominar a un jugador de MMORPGs como un guerrero, realmente debe ser lo más lejano que hay en este planeta a un guerrero, pero el tema es bueno, ahí lo dejo.


sábado, 7 de noviembre de 2015

Mi web

En un momento dado, comencé a poner aquí algunas cositas sobre los proyectos profesionales que llevo a cabo. Pero no era lo más correcto, porque esto no es una web profesional, así que no hay porque hablar de cosas profesionales. Este blog es para subir "pollaicas", y "pollaicas" subiré. Así, el año pasado creé una web en mi servidor de pruebas, que tampoco es que actualice mucho, porque el tiempo no da de sí, pero bueno, es mi web profesional oficial, y aprovecho un poco más ese servidor tan apañado.

viernes, 25 de septiembre de 2015

Los recreativos

Como ingeniero en informática, soy un apasionado del software como herramienta para solucionar los problemas de la humanidad. Pero también me encanta la vertiente lúdica del software, vertiente resumida generalmente mediante el concepto "videojuego".

Recuerdo, en mi infancia, las apariciones y desapariciones de centros en los que los usuarios podían jugar a videojuegos a cambio de dinero, lo que normalmente se conocía como "salones recreativos". Y digo que aparecían y desaparecían, porque es lo que hacían, al menos en mi ciudad, Granada. Todos los salones recreativos que abrían sus puertas, acababan cerrándolas con un margen de tiempo variante, en función de la zona de la ciudad. Seguramente, serían los mejores sitios del mundo, pero allá por mediados de los 90, las consolas domésticas ya se estaban consolidando en los hogares españoles, así que eran ya pocos los niños que querían echar sus 5 duros en máquinas de juegos arcades, que además, cada vez se renovaban menos.

Y es que, si bien aún hoy, los juegos arcade son una gran negocio en Japón, en occidente prácticamente están extintos. Yo, en Granada, no conozco ningún salón recreativo que quede abierto (quizás algún centro comercial con House of the Dead, Time Crisis, o la típica máquina de coches, pero no ya con juegos de esos de aporrear botones). ¡Los echo de menos!

Por eso, me alegró pasar hace poco por Salamanca, y ver que permanecía abierto ese salón recreativo que está junto al Parque de la Alamedilla. Fui a esa ciudad de piedra después de tres años de ausencia, temiendo que el cierre inexorable se había dado, pero ahí estaba aún. Eso sí, con exactamente las mismas máquinas que tenía 3 años antes. Pero eso tampoco me incomodó mucho, porque pude volver a jugar al Tetris, o al Puzzle Bubble una vez más. También estaba ese pinball de El Señor de los Anillos que tanto me gusta.

Dejo unas fotos aquí. El coche Fantástico para niños también me encandiló, pero no está en ese salón, cuyo nombre no recuerdo, sino en la estación de autobuses de Salamanca. También pensaba yo que ese tipo de artefactos había desaparecido, pero resulta que, al trabajar en ciudades pequeñas como Igualada o Motril, me he dado cuenta de que aún son utilizadas,







miércoles, 8 de abril de 2015

Disfraz de Guerrero


Hace poco, en una juguetería catalana, encontré esta pequeña joyita: un disfraz de Son Goku. En la caja, aparece el nombre "Guerrero", puesto que obviamente los creadores no cuentan con la licencia de la obra de Akira Toriyama. Pero lo mejor, es el careto del panoli que viste el traje en la caja, un modelo de gran caché, que muestra todo el orgullo de un saiyan.

Todos los derechos reservados.
Página Principal: Tobas
Mail de contacto: tobasj@gmail.com